¿Por qué me bloquea el inglés al hablar en público?

A la mayoría de las personas le sucede que, ante la idea de hablar en público, expresar su opinión o simplemente compartir cualquier tipo de información en inglés, su cerebro se bloquea provocando un estado de mutismo y ansiedad. Lo más fácil es pensar: “Ok, que hable otra persona… Esperaré a otro día en el que me sienta más capacitado para hablar”. Y así pasan los días…

¿Te resulta familiar esta situación?

A decir verdad, no hay una fórmula mágica, ningún tipo de truco que haga que uno sepa hablar inglés perfectamente de la noche a la mañana. Por consiguiente, no tiene sentido pensar que por aplazarlo o dejarlo para otro momento se podrá conseguir la fluidez y naturalidad deseada.Entonces, ¿qué podemos hacer?

Lo primero es olvidarse de la idea de no hablar en clase. Piénsalo detenidamente… ¿cuándo y dónde vas a hacerlo mejor? Acudes a unas sesiones en las que tienes la oportunidad de ‘soltarte’ hablando entre personas similares a ti donde todos tratáis de alcanzar un nivel concreto. Entonces, lo correcto es hablar sin ningún tipo de filtro y equivocarse (sí, has leído bien) para ser corregido/a y así aprender. Nada de lo que digas caerá en saco roto, pues un docente te corregirá si es necesario y te dará consejos para que lo que hayas expresado suene mejor y más adecuado a tu nivel. Tú aprendes siendo corregido/a y tu cerebro comienza a almacenar esa información para que, la próxima vez que te animes a hablar, trates de hacerlo mejor.

¿Recuerdas cuando aprendías a hablar tu lengua materna?. Hablar en público

Uno no dice sus primeras palabras o construye sus primeras frases perfectamente, siempre había errores, pero siempre lo volvíamos a intentar. Lo mismo pasa cuando queremos aprender un nuevo idioma, en este caso, el inglés. Si bien es cierto que tenemos toda la infancia para aprender a manejarnos en nuestra lengua nativa, y un tiempo considerablemente más escaso para hacerlo en inglés (meses, un año a lo sumo…), se debe tener en cuenta que actualmente, la sociedad tan globalizada en la que nos encontramos hace que la lengua inglesa sea muy accesible (Youtube, películas, canciones, noticias, series, revistas, anglicismos en cualquier lado…) y la tengamos presente a diario, cada vez con más fuerza. Además, nuestras capacidades lectoras y auditivas (claro está, más desarrolladas que cuando éramos niños), son buenas aliadas para la adquisición de esta nueva lengua.

Habla. Equivócate. Vuelve a hablar. Equivócate de nuevo… y así hasta que simplemente hables con más confianza. Sólo lo conseguirás si evitas ese mutismo y nerviosismo que se apodera de ti y te bloquea. Habla, el mundo está deseando escucharte.

Para finalizar, sería interesante que reflexionases ante esta famosa frase de Paulo Coelho:

“El barco está más seguro cuando está en el puerto; pero no es para eso que se construyeron los barcos”

 

 

Sara Martín Lucío

 

¿Quieres compartirlo?

Publica una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies