El poder del lenguaje

¿Te has preguntado alguna vez qué cosas son posibles por medio de aprender otra lengua?

Inglés, Alemán, Chino, Italiano, Japonés, Español, Francés, Ruso, Árabe, Portugués… Con total seguridad, los idiomas son una de las herramientas más poderosas del mundo. El controlar al menos una de estas lenguas permite relacionarnos con un número inmenso de personas, por lo que, el simple hecho de conocer o tener cierto control sobre una segunda lengua, nos puede hacer abarcar un mayor número de posibles hablantes.

La idea de entender lo que otra persona de otro país nos comenta llega a resultar demasiado atractiva como para ignorarla y es que, según unas encuestas, más de un 70% de personas estarían encantadas de aprender otro idioma, mientras que el resto considera que no están preparados/as para ello.

¿A qué se debe?

Son muchas las personas que afirman que los idiomas “no son lo suyo”. Diversas opiniones muestran que, o bien no se sienten cómodos o bien no lo consideran totalmente necesario. Al menos, estos últimos, abarcan un número muy inferior. No obstante, nunca es tarde para aprender y reflexionar sobre la importancia de comprender a otro hablante. Y es que, las lenguas juegan un papel exclusivo en el desarrollo y progreso de la vida humana.

Por ejemplo, debemos tener en cuenta el gran número de avances que se tienen en cualquier ámbito de la vida, en otras palabras, PROGRESOS CULTURALES. ¿Qué habría de la humanidad si nadie hubiese traducido jamás a Shakespeare? ¿Y si nadie hubiese podido explicar a otra persona el funcionamiento del teléfono? ¿Y la penicilina? ¿Y la historia universal? ¿Habríamos sabido comprender alguna vez qué acontecimientos tenían lugar en otros países de no ser por alguien que supiera hablar la otra lengua?

Por medio de la lengua, la humanidad ha sido capaz de conservar y mantener datos e información y hacérselos llegar a otros. Esto es lo mismo que decir que, sin conocimientos de lenguas, nuestros progresos en la humanidad se habrían perdido para siempre.

Por otro lado, ¿qué pasaría con esas palabras extranjeras (anglicismos, por ejemplo) que ya están acuñadas en nuestro vocablo diario? Si considerásemos que el aprender palabras “de fuera” está de más, ¿no pretenderíamos saber qué significa STOP, Parking, Scanner, Wifi, Casting, OK, Email, Flash…?

Finalmente, merece la pena mencionar que, por medio del conocimiento de otra lengua, construimos relaciones interpersonales, normalmente beneficiosas para cada individuo (personales, laborales, etc).

El lenguaje, como bien puedes deducir, ayuda a la humanidad a la creación de pequeños grupos y mejores y más efectivas organizaciones. No debemos olvidar ni dar jamás por sentado todo lo que nos otorga el ya no controlar al 100% otro idioma, sino conocer un nivel más o menos básico, otra lengua que no sea la nuestra.

 

 

¿Quieres compartirlo?

Publica una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies