Aprender un idioma con tus amigos

En BK Learning Center son muchos los grupos de amigos o conocidos que han optado por aprender inglés de manera conjunta. Tras ver, no solo los resultados, sino el desarrollo de las clases, hemos comprendido que esto, lejos de ser un aspecto que distraiga al alumno, le favorece de manera notable. Por medio de este artículo, expondremos razones para creerlo así.

En primer lugar, se ha demostrado que existen numerosos beneficios cuando se estudia un idioma extranjero, como el inglés, en compañía de amigos. Por ejemplo, está claro que cuando se comparte un objetivo en común, la motivación es mayor. Esto ocurre ya que intentamos alcanzar una meta junto con ellos y eso hace que tengamos más ilusión. Por otro lado, el compartir lecciones siempre hace que nuestros amigos sientan que pueden compartir con nosotros ciertas dudas, por lo que nos ayudaremos y nutriremos mutuamente.

Si estás aprendiendo un idioma junto con un grupo de amigos, siempre tendrás un soporte (además del profesor) que te corregirá y apoyará. Podrás mantener conversaciones con esta persona y abordar siempre temas que puedan seros útiles en vuestros exámenes. Por lo tanto, siempre estarás en contacto con un compañero perfecto con el que practicar.

Las conversaciones por medio de aplicaciones móviles como WhatsApp, Line, Telegram, etc. pueden ayudarnos a defendernos en el idioma que estamos aprendiendo. Basta con comenzar una conversación en ese idioma y que nuestro compañero la continúe. Es decir, necesitamos predisposición por ambas partes. Cualquier día es bueno para empezar una conversación sugiriendo una actividad, preguntándole qué tal está, comentándole cualquier cosa, en resumen.

Como ves, el abanico de posibilidades es muy variado. Consiste en un ejercicio muy útil y beneficioso que ayuda, a la larga, a crear naturalidad y espontaneidad a la hora de usar otra lengua. Dicho con otras palabras, perderemos así el miedo a usar ese idioma y, sobre todo, comenzaremos a pensar en él sin la pesada sensación de tener que traducir en nuestra cabeza todo lo que pensamos antes de expresarlo. A medida que lo vayamos usando, más cómodos nos sentiremos con esa lengua y más familiarizados estaremos.

Al contrario de lo que se tiende a pensar, los amigos no tienen por qué ser una fuente de distracción en el desarrollo de algún aprendizaje. Podemos apoyarnos mutuamente y aprovechar esta nueva situación con el fin de crear un ambiente dinámico y amenos para las dos partes. Si estás pensando en aprender un idioma, ¿por qué no traes a tus amigos y lo intentáis todos juntos?

 

Sara Martín Lucío

¿Quieres compartirlo?

Publica una opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies